Campamento de primavera

A propósito del Campamento de Primavera. . .
Hace dos años atrás, los salones Huilli y Pikún finalizábamos el Campamento Mapu en Colliguay. Hasta entonces la propuesta de campamento para el nivel Mapu constaba de una salida al año, la que contemplaba dos días y una noche de convivencia en un entorno natural.

46714355_1917087478344606_7671888274532597760_n

En ese momento notamos que la genuina alegría y el entusiasmo que despertaban en las/os niñas/os su participación en esta actividad se veían eclipsadas, por una parte por la ansiedad que les generaba disponer tan sólo de una noche para experimentar el desapego con los vínculos familiares. Además, se asumía como una experiencia gratificante pero de antemano cansadora, puesto que era sentido como extenso el tiempo otorgado a la planificación del campamento pero breve la estadía en éste, considerando que una vez llegados al lugar y vivida la primera noche ya era momento de desarmar todo y volver.

46667938_1917089231677764_1122906245917835264_oEs por esto, que para el 2017 decidimos llevar a cabo dos cambios principales. El primero tenía que ver con la innovación del Campamento de Otoño, que bajo la modalidad de dos días y una noche (hacia finales de marzo y principios de abril), permitiera a ambos salones vincularse en un entorno natural a poco más de un mes de iniciado el ciclo escolar.

Además, agregamos un día y una noche más al Campamento de Primavera, con lo que pudimos generar una oferta de tres días y dos noches en la que las/os niñas/os del nivel Mapu podían recibir invitaciones a participar de esta actividad en coherencia con su nivel de autonomía afectiva e instrumental, ambos ámbitos observados tanto al interior del salón como también en las múltiples salidas al exterior que contempla la propuesta pedagógica del nivel Mapuwasi.

Hoy, a días de haber finalizado nuestro segundo Campamento de Primavera emergen algunas conclusiones importantes. La primera tiene que ver con la importancia con la que las/os adultas/os acompañamos y legitimamos las distintas modalidades de participación en el Campamento. Ya sea por el día, por dos días y una noche o la más extensa, tres días y dos noches, notamos de forma muy nítida que la participación de cada niña/o en esta actividad está estrechamente relacionada con su propia capacidad de sostener la invitación que se le ha hecho.

46882609_1917086888344665_1182737408093847552_n

En otras palabras, un día o una noche más trae consigo también una serie de responsabilidades adicionales tanto con una/o misma/o como con el grupo. Poder mirar claramente, por parte de las/os adultas/os que acompañamos, cuál es el desafío justo para cada niña/o les permite a ellas/os vivir esta experiencia desde la confianza en sus habilidades, validando su proceso personal y sus desafíos, sin teñirlos (o al menos intentándolo) con las expectativas de las/os adultas/os.

46967596_1917086708344683_1530016493574553600_nLo segundo y tal vez más importante, es que comprobamos no tan sólo el año pasado sino también en éste que es posible llevar a cabo una convivencia en entornos naturales más extensa en tiempo de lo que pensábamos hasta ahora. El desafío estriba en que las/os adultas/os, aprehensiones mediante, lo permitamos. La naturaleza estará siempre allí, expectante y amorosa, esperando por nosotras/os.

Claudio Acevedo

Noviembre, 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s