2018: Año del Kümelen

Estamos más grandes. Que duda cabe. Tuvimos nuestra primera egresada el año recién pasado, hemos pasado juntos tantas cosas, alegrías y vicisitudes inmensas, hemos sostenido tantos encuentros para ir dando forma a este espacio atípico, innovador, desafiante, transformador. Pero a su vez seguimos siendo, esa comunidad pequeña, cercana, donde todos nos logramos ubicar al poco andar cada año, donde la ocupación por no abandonar lo esencial sigue estando indiscutiblemente a la base de todo nuestro hacer.

32190999_1660028290717194_1871585634783592448_n

Jornada Sendero Educativo

Iniciamos este nuevo ciclo con una sensación tan grata de irnos poniendo de pie a paso más firme, transitando con mayor claridad y solidez por el ancho espacio de la oportunidad de transformarnos en la comunidad que deseamos ser.

Hoy como nunca los sueños de alcanzar una dinámica íntegra que logre plasmarse en cada uno de los detalles de nuestra cotidianidad, mostrando con honda nitidez las opciones profundas de nuestro mirar filosófico y formativo se hacen más posibles Muchos factores ayudan a esto. Todos sin lugar a dudas, ligados a esos dos grandes factores universales que transforman todo: tiempo y amor.

Ambos les vemos reflejados en situaciones muy concretas que cada uno de nosotros podrá percibir durante este año nítidamente.

Primero que todo: un consolidado equipo de guías que este año no hizo sino sólo potenciarse. El amor, compromiso, entrega, voluntad, pero por sobre todo, profundo amor de cada uno y una de las personas que conforman el grupo humano que asumimos las tareas permanentes de nuestro espacio, resulta invaluable y a su vez una característica inmensamente bendecida.

Segundo: el afecto, ánimo, intención, complicidad de tantas familias que han hecho de este lugar una opción de vida, creyendo, confiando, pero por sobre todo amando con profundo respeto y valor todo lo que desde este humilde espacio se ha ido forjando. Allí son muchas las personas que a veces activamente, otras desde el aporte menos visible han apoyado y siguen haciéndolo en la realización de este lugar. Hoy, y sabemos este año más que nunca, este mirar, esta opción de vida, esta consecuencia de propósitos, será plasmada en la prosecución de organizarnos de la mejor manera posible para que la comunidad activa y participante esté más visible e influyente que nunca.

31143914_1645005005552856_8205736199571111936_n

Campamento otoño 2018

 

Comenzamos este año con inmenso entusiasmo y convicción de los pasos firmes que iniciamos a dar en la consolidación de este Quillahua -sueño hecho realidad- que se transforma día a día en un referente nacional de las posibilidades de desescolarizar la educación a todo nivel y que asume con inmensa decisión la pertinencia de la construcción de modelos organizacionales educativos absolutamente renovados para nuestro país y occidente en general.

Nuestros énfasis permanentes en la búsqueda de experiencias que promueven conocimiento desde la sabiduría originaria, el futuro tecnológico, el equilibrio medioambiental y la macro cosmovisión, plasmados en la conciencia del presente continuo cambiante hacen que nuestra propuesta educativa se viva con inmensa solidez y claridad de propósito y nos permita situarnos en nuestro presente con la profunda convicción de lo pertinente que han sido nuestras apuestas y convicciones formativas y estructurales.

 

Desde allí nos situamos. Desde la conciencia de lo que hemos construido y lo que hemos forjado. Desde allí vemos nuestros nuevos desafíos, todo lo que nos falta por avanzar, todo lo que deseamos lograr para construir en todos los planos, el espacio que deseamos integre todas las posibilidades que una perspectiva educativa transformadora como la que constituimos nos permite.

Este año, estamos invitados todos y todas ya no a soñar la educación que soñamos. Sino, a construir la comunidad formativa intergeneracional transformadora que deseamos ser.

Bienvenidos y bienvenidas todos y todas a vivir y hacer este año 2018 un año inolvidable para nuestro Quillahua, que en conjunto toma conciencia de todo lo que es y quiere ser.

Kümelen….

Para el pueblo mapuche, Kümelen se menciona cuando estás feliz, bien. Así mismo, es el nombre de una planta que se usa con ese mismo propósito “levantar el ánimo”, hacerte sentir feliz, bien. Tomamos así, el ánimo, la disposición de hacernos este año cariño entre todos quienes habitamos este lugar, regalarnos lindas palabras, lindos gestos, muestras de preocupación, atención, cuidarnos ayudarnos, nutrirnos. Este año, de forma especial nos auto invitamos a recibir y dar mucho, mucho Kümelen.

 

2017: EL año del WeQuillahua